TEC CERRADO: cuando cada minuto cuenta

Un traumatismo encéfalo craneano (TEC) es un golpe en la cabeza que genera una cascada de efectos negativos para el cerebro.

Al igual que cualquier otro tejido del organismo, el cerebro tiende a inflamarse al recibir un trauma violento. Todo tejido inflamado tiende a aumentar de volumen (tumefacción). Sin embargo en el caso del cerebro, existe una diferencia fundamental con traumatismos en otras zonas del cuerpo: el cráneo imposibilita la expansión del tejido cerebral.

Cuando sucede un trauma lo suficientemente violento como para generar un TEC, el cerebro no puede expandirse hacia fuera porque está limitado por el cráneo. Si el cuadro no es tratado de forma oportuna, la inflamación cerebral en aumento, va induciendo un aumento de la presión al interior del cráneo (presión intracraneana o PIC) comprometiendo los diferentes compartimientos como ventrículos cerebrales y el compartimiento vascular (arterias y venas cerebrales).

El elemento clave en la fisiopatología y tratamiento del TEC es la PIC. Si no se logra disminuir la PIC, podrían comenzar a aparecer síntomas como anisocoria (diferente tamaño pupilar), incoordinación, vómitos, convulsiones y coma. Todo derivado de la isquemia (disminución del aporte sanguíneo a un tejido) y presión sobre las diferentes zonas afectadas.

Si el cuadro no es controlado en esta etapa, la PIC en aumento comenzará a provocar hemorragias y hernias cerebrales. En otras palabras, el tejido cerebral aumentado de volumen, comenzará a salir por los diversos orificios que tiene el cráneo, principalmente el foramen magno, que es el mismo agujero por donde nace la médula espinal. Estas complicaciones llevarán invariablemente a la muerte del paciente.

La severidad y el tipo de síntomas, dependerá de la intensidad y la zona donde fue el golpe. Los síntomas podrían empezar a aparecer desde pocos minutos de ocurrido el suceso, hasta días después del mismo.

Para evitar todos estos efectos negativos y sus posteriores complicaciones, es necesario conseguir atención médica de urgencia. Es recomendable no esperar a la aparición de los síntomas aquí descritos para buscar atención médica, ya que cualquiera de dichos síntomas será consecuencia de una elevación de la PIC y siempre será más fácil tratar a un paciente antes de que eso pase.

Es altamente recomendable evitar actuar por cuenta propia sin tener los conocimientos adecuados, o esperar a que aparezcan los primeros síntomas como para tomar algún curso de acción. Si existe alguna sospecha de que una mascota ha recibido un traumatismo de cualquier tipo, debe recibir atención inmediata por parte de un médico veterinario para determinar su estado de salud.

Equipo VET24

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *