DILATACIÓN GÁSTRICA: Cuando comer rápido puede ser fatal

El síndrome de dilatación gástrica ocurre generalmente en perros de razas grandes y gigantes. Se produce luego de que un perro come o toma agua demasiado rápido o en mucha cantidad. Al comer rápido, se produce aerofagia (acto de tragar aire). El exceso de contenido sólido, líquido y gaseoso distiende el estómago presionando las vísceras alrededor, generando isquemia (disminución en el aporte sanguíneo) en los órganos cercanos y disminuyendo el retorno venoso (la sangre que va hacia el corazón desde el resto del organismo). Todo esto induce la formación de radicales libres, acumulación de toxinas y metabolitos de desecho que comprometen seriamente el metabolismo general. Si no se trata a tiempo, el estómago continúa dilatándose debido a la producción de gas derivado de la fermentación anómala del contenido gástrico y comienza a presionar contra el diafragma al punto de impedir la correcta expansión de los pulmones durante la inspiración y finalmente provocando la muerte por insuficiencia respiratoria.

El curso de la enfermedad es, generalmente, de carácter agudo. Los primeros síntomas pueden presentarse a la media hora después de comer o tomar agua. El cuadro evoluciona rápidamente con incomodidad severa, hinchazón abdominal y esfuerzos improductivos por vomitar. Si el paciente no es tratado oportunamente, la muerte puede ocurrir a las 2 a 4 horas de la aparición de los primeros síntomas.

La descompresión de urgencia es una medida que podría salvar la vida de un animal con esta enfermedad, pero hay que tener en cuenta que si no se realiza una cirugía para poner el estómago en su lugar, el cuadro seguirá de todos modos un curso fatal.

Equipo VET24

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *